Pipita, Pipita y Pipita

La selección argentina se enfrentaba al rival más difícil del grupo. Corea del Sur se había mostrado superior a los griegos en la primera fecha y se perfilaban como una buena prueba para ver dónde estaba parado el equipo de Diego Maradona. Como cuentas pendientes, tomando en cuenta el partido frente a Nigeria, quedaban el sector derecho de la defensa y la contundencia en ataque.  Ambas fueron saldadas.

Fantástica imagen del primer gol argentino.

Leo Messi jugó de el y de Verón, ausente por lesión, siendo el más claro a la hora de ir en busca del arco rival y poniéndose el equipo al hombro. Jonás Gutierrez fue bien acompañado en la banda por el reemplazante de la bruja, Maxi Rodríguez, por lo que no sufrieron la presencia del mejor jugador sur coreano, Ji Sung Park. El único error grosero terminó con el 1-2 conseguido por Chung Yong Lee: Martín Demichelis no escuchó el gritos de sus compañeros, se durmió y perdió la pelota dejando al volante pie a mano con Romero.

Higuaín se despachó con tres goles. Es el goleador del Mundial.

En comparación con el primer partido Argentina no acumuló tantas chances de gol. Sin embargo, generó juego y aprovechó los momentos para convertir. Chu Young Park nos dio la primera alegría al anotarse en el marcador pero con un gol en propia puerta. Gonzalo Higuaín no estaba jugando un buen partido. Cuando la pelota pasaba por sus pies la jugada se diluía y el delantero del Real Madrid carecía de precisión. ¿Estaba sintiendo presión por no poder convertir y tener a Diego Milito soplándole la nuca? La respuesta: tres goles para terminar ganando 4 a 1 con gran contundencia.

Todos los abrazos para la figura argentina en este Mundial: Lionel Messi.

Importante fue también el ingreso de Sergio “Kun” Agüero. El yerno del diez se mostró rápido y se juntó con Messi para general el tercer y cuarto gol nacional. Mucho se habló de su presencia en la selección. No hay dudas de que si juega así va a ir ganando minutos en cancha porque puede ser fundamental. Levantó Di María, Tevez sigue siendo puro corazón y Mascherano volvió a demostrar que solo en el medio se siente mas cómodo. Argentina ganó, gustó, goleó y fue más sólido que en el primer partido. Con los pies en la tierra es valedero que las ilusiones lleguen bien alto. Hay material y, si se sigue el camino ascendente, Argentina será un rival de temer para cualquiera.

Anuncios

Un pensamiento en “Pipita, Pipita y Pipita

  1. Bien Argentina, pero con pie de plomo, no le ganamos a nadie.
    Igual para mi salimos campeones.
    Abrazo Luquitas.
    Aunque seas antilucho, siempre te seguire PDP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s