Orgullo “Pincha”

Injusto. A veces el fútbol es injusto. No se le puede reprochar absolutamente nada a un Estudiantes de La Plata que hizo todo lo que se tenía que hacer para irse al parate por el Mundial sabiendo que, a la vuelta, lo esperaba la semifinal de la Copa Libertadores. En este deporte muchas veces los merecimientos quedan al margen porque una desatención, solo una, o  te puede dejar con las manos vacías. Porque existe el famoso gol de visitante que nadie quiere recibir para evitar que pase lo que ocurrió esta noche.

D'alessandro y Verón protagonizaron uno de los momentos calientes del partido.

De nada sirvió al final la soberbia actuación de Juan Sebastián Verón, una vez más, para manejar los hilos del equipo, para distribuir y dar pases como el que terminó con el gol de Leandro González. Exquisita definición tras la dubitativa salida de Roberto Abbondanzieri. Como es tan injusto el fútbol a veces, el golazo al ángulo de Enzo Pérez perdió importancia. La inteligencia de Alejandro Sabella para ver que el lateral-volante derecho del Inter, Nei, era el único, junto con Andrés D’alessandro, que podía llegar a crear algún tipo de peligro y cambiar. Ese cambio, la entrada de Marcos Angeleri por González, le dio solidez al equipo platense y anuló las alternativas del conjunto de Porto Alegre.

Se puede decir que en esos primeros 85 minutos Estudiantes tuvo un partido perfecto cumpliendo los dos objetivos que se podían plantear antes de jugar: primero consiguió los dos goles que necesitaba para seguir en el máximo certamen continental y luego, con el resultado a favor, anuló al rival sin pasar sobresaltos. Pero los partidos duran un poco más de 90 hoy en día. En esos minutos finales cuando ya los hinchas prendían bengalas y se llenaba el área de Agustín Orión de humo, paso eso que es parte del fútbol. La defensa tuvo una distracción y quién había reemplazado a D’alessandro, Giuliano, quedó mano a mano con el arquero y no perdonó. Los merecimientos quedaron de lado así como el gran partido que jugó Estudiantes  y el que jugará las semifinales de la Copa Libertadores de América será el Internacional de Porto Alegre.

El humo, la red, la pelota y la decepción de Desábato.

Las agresiones del final fueron bochornosas. Abbondanzieri se sintió cargado durante el desarrollo del partido y festejó la clasificación de cara al público local. El “Chavo” Desábato no se la banco y fue a increparlo, luego, el cobarde arquero suplente del conjunto brasilero, Lauro, golpeó de atrás al defensor pincha e hizo leña del árbol caído. Orión lo corrió y consiguió alcanzarlo en la entrada del vestuario. Un gran tumulto y luego, como si nada hubiese pasado, los jugadores volvieron al circulo central para saludar y recibir el aplauso del público. Un público que sabe que su equipo jugó un gran partido y que mereció mejor suerte. Pero es un viejo dicho que los goles no se merecen, se hacen. Giuliano lo hizo y por eso el “Pincha” se queda sin copa.

Anuncios

2 pensamientos en “Orgullo “Pincha”

  1. Bochornoso lo del cobarde de Lauro. Mala leche Pincha.
    Muy buena la nota Luquitas, re flashera la foto de Desabato jajajaja,
    Abrazo.
    El que te sigue siempre a todas partes PDP
    Lucho jajaja

  2. Exelente post Lucas. Lastiama que la hincha de estudiantes perjudicara la vision de Orion.
    Segui asi, saludos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s