El nuevo estadio del Valencia, en riesgo

En el Museo de arte y ciencias Príncipe Felipe se presentó, con la presencia del presidente de la Generalitat (Generalidad valenciana), la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá y el, en ese entonces, presidente del Valencia Club de Fútbol, Juan Bautista Soler, un proyecto tan lujoso como ambicioso. El día elegido para dar a conocer la maqueta del Nou Mestalla (Nuevo Mestalla) fue el 10 de noviembre de 2006. Una orquesta en vivo le dio música de fondo a un video explicativo del lujoso estadio: el diseño era parecido al Alianz Arena (estadio del Bayern Munich) y, la estructura que cumplía con la función de cubrir las gradas, estaba diseñada con distintas placas metálicas con formas que representaban los distintos barrios de la ciudad de Valencia.

Imagen 3D del Nou Mestalla.

El proyecto, ambicioso, repito, iba a tener una capacidad para 75000 espectadores, 64 palcos y la última tecnología que permitía, por ejemplo, contar con escaleras mecánicas y ascensores en las zonas V.I.P. La cifra total de la construcción del estadio era 344 millones de Euros, nada para el primer mundo. Casi nueve meses después, el 1 de agosto de 2007, se iniciaron las obras de una construcción que no le iba impedir al club jugar en su estadio debido a que, el Nou Mestalla, se comenzó en otra zona. La finalización estaba prevista para abril de 2010. Si, este abril que se esta terminando.

¿Qué pasó entonces en un país del primer mundo? El Valencia vivió, entre 2008 y 2009, una crisis económica importante. Soler presentó la renuncia y se fue dejando, según el diario Marca, 11000 euros en el club. Cualquier similitud con la era José María Aguilar en River, es mera coincidencia. Como era de esperarse frente semejante situación las obras edilicias se dieron por suspendidas en febrero de 2009 y no hay indicios de reanudación de las mismas.

Así está hoy, desde febrero de 2009.

Hace pocos días uno de los arquitectos responsables del Nou Mestalla, Javier Iribarren, señaló: “Si el club está dispuesto a reanudar las obras en breve, el estadio podría estar en funcionamiento para la temporada 2012-2013”. Sin lugar a dudas la situación es delicada. Al no haber actividad lo que hay del estadio se comienza a deteriorar y, aunque hoy en día esta situación no es de gravedad para el arquietecto, habrá que prestarle especial atención a que este cuadro no empeore: Iribarren sostuvo que si en octubre no están reanudadas las obras los anclajes del estadio deberán “ser revisados” debido a que “tienen un periodo de caducidad”.

En fin, habrá que ver como sigue la situación pero, sin lugar a dudas, la crisis y los malos dirigentes, afectan hasta a los clubes del primer mundo.

Anuncios

3 pensamientos en “El nuevo estadio del Valencia, en riesgo

  1. Este estadio no será realidad nunca, y mucho menos con las deudas que tiene la comunidad valenciana. Eso sí, tenemos un muy bonito esqueleto de estadio en valencia.. qué bien hacen las cosas nuestros gobernantes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s